PersonalAlondra Angeles

2018: Pausa y análisis.

PersonalAlondra Angeles
2018: Pausa y análisis.

2018: Llevarnos a la experiencia.

Si tuviera que describir mi año, digamos que el 2018 fue como estar en un classroom en donde había una pantalla con todos los sucesos de mi vida, con la opción de pausa y análisis.

This was COMPLETELY new for me. Me acostumbré hace muchos años en hacer y “hacer” (sí, entre comillas), y a pensar que andar en piloto automático era normal.

En el 2017 conocí lo que era la ansiedad y entendí el increíble poder que tenían los pensamientos sobre mi cuerpo... y de verdad, no me lo podía creer. Dormir y despertarme con el corazón pounding for “no apparent reason”, heavy breathing... “What? Really? But I just woke up!”. Realmente necesitaba hacer una pausa.

En el 2017, en tan solo 7-15 días creé Lux Photo Box, un producto / compañía que puso mi vena de emprendedora a brillar, I loved creating it, el proceso de organizarlo, de mercadearlo, de venderlo... ¡TODO! Estaba tan feliz de finalmente sacar a pasear mi otro yo que tenía reprimido hace tanto, y de aplicar conocimientos que tenía desde hace años. It took social media by storm, se volvió viral, nos llegaron algunos 300 correos en 48 horas… fue impresionante. Pero, ese gustico en el corazón de cuando haces cosas geniales, cuando respiras y se te encoge el pecho de la emoción… it just wasn’t there.

I work way too much. I really work my ass off. Todo el que es cercano a mí sabe que es así. Casi no me sobra el tiempo, y eso me hace ver self absorbed (it’s nothing personal, I hope they know). Para mí, I was just doing what I needed to be doing: focusing on my sh*t. Pero si me preguntan si estaba disfrutando el proceso, mi respuesta sería, “not really”.

Me sentía muy malagradecida. Me pasaron cosas geniales, y nunca las celebraba. Luego de muchos meses de mucha meditación, entendí que simplemente estaba muy desgastada de darle el 100% de mí al mundo, a mis proyectos, a mi carrera.

Bruselas. Septiembre 30, 2017.

Bruselas. Septiembre 30, 2017.

Self negative talk.

Entonces a principio del año (Enero 2018) me prometí hablarme y tratarme mejor. Hace años había entrado en este círculo vicioso de decirme “Ves? Está bueno que te pase por esto y esto”. Usaba el castigo como motivación, hasta que me eduqué un poco acerca de cómo funcionan nuestros pensamientos y cómo trabaja nuestro subconsciente. Self negative talk es el enemigo más hijo de p*** que puedes tener. I am glad I learned this very fast!

Trabajé muy duro para cambiar la conversación que yo tenía conmigo misma. En la segunda mitad del año me tomé dos meses para mí, y en ese período trabajé muy poco o lo necesario, me aislé, fui sanamente egoísta, dejé de juzgarme y empecé a hacer lo que mi corazón sentía. Empecé a escucharME, a comprenderME cuando realmente no me interesaba salir con X personas, o tomar X proyectos, o ir a X lugares, o arreglar X relaciones. Empecé a sentirME.

También aprendí que llevarnos a experiencias, o permitirnos expresarnos en el mundo tangible (por ej.: un viaje, un tattoo, un cambio de look, nuevos hobbies) también nos ayuda re-escribir las historias que nos decimos constantemente en nuestro mundo intangible (los pensamientos).

IMG_8691.jpg
IMG_2416.JPG

En el camino también aprendí que, aunque amo conectar y compartir con personas, mi energía se dispersa muy rápido entre los demás, y luego queda muy poco para mí. El 2018 NO fue el año para darle de mí a otros. Apenas aprendía a darme a mí misma. I hope my friends are reading this 😁. It was nothing personal, I promise!

Si el 2017 was a wake up call, 2018 was a full year of learning about myself. Desapegarme a ideas rígidas acerca de mi identidad fue el mejor ejercicio de self love que aprendí.

Así que, dear 2019: espero que me enseñes a repartir mi energía entre mí misma, las cosas y personas que me rodean, sin morir en el intento ♥️. Finalmente se ha terminado un ciclo de 2 años, y ya es hora de brillar ✨.